Vía Crucis Viviente de Balmaseda


Presentación Vía Crucis007La representación de la pasión y muerte de Jesucristo se escenifica en Balmaseda en la noche de Jueves Santo y la mañana de Viernes Santo, celebrándose en la Villa encartada  desde mediados del siglo XIX con la creación de la Compañía Farisaica “La Invencible” en 1865, para participar en los actos y celebraciones de la Semana Santa, dándole más realce y solemnidad, incluso en los oficios religiosos.

Los “fariseos”, nombre con el que se conoce en Balmaseda a la guardia romana, iban entre los pasos de “La oración del Huerto” y “El azote”, en la procesión del Jueves Santo.    En la procesión del Viernes Santo, los “fariseos” salían del convento de Santa Clara acompañando al paso de Jesús Crucificado.

Compañía farisaica "La invencible"

Compañía farisaica “La invencible”

En el año 1883 se disolvió la Cofradía de la Santa Vera Cruz, pasando los trajes de los “fariseos”  al Ayuntamiento de Balmaseda y el Cabildo Parroquial se hizo cargo de las celebraciones religiosas.    Pocos años más tarde, en 1887, se hace referencia a la Procesión del Prendimiento, que representaba el momento en que Jesús era prendido en el Huerto de Getsemaní, hecho que se representaba frente al convento de Santa Clara, concrétamente en el Campo de las Monjas.    El cabo de los “fariseos” ponía una soga alrededor del cuello de Jesús y comenzaba una procesión por las calles de Balmaseda hasta la iglesia de San Severino, dirigiéndose posteriormente hasta la iglesia de San Juan, donde se disolvía.
En 1889 aparecen citados los nombres de los balmasedanos que representaron a Jesús y Cirineo, siendo la familia Larrea, apodados “Los Cholos”, los encargados de representar a Jesús en esos años.    En 1894 se cambia el uniforme de los “fariseos”, sustituyendo los cotamallas que portaban por unos petos de cuero, encargando a las mojas del convento de Santa Clara el cuidado y conservación de los petos.

Roberto Rodet en el centro de la fotografía

Roberto Rodet en el centro de la fotografía

A comienzos del siglo XX se incorporan nuevos personajes.    Es entonces cuando aparecen La Magdalena y Las Tres Marías.    En 1920 se cambió la cruz que portaba Jesús, que era de tablas, por otra más realista, estrenando una nueva túnica y apareciendo por primera vez con el rostro descubierto.    En el año 1935 se comienza a representar el Juicio ante Poncio Pilato, introduciendo nuevos personajes:  los Sumos Sacerdotes, Poncio Pilato, Barrabás.   Es por esta época que comenzó a colaborar en la organización del Vía Crucis el pintor balmasedano Roberto Rodet Villa, quien más tarde se hizo cargo de la organización hasta el año 1973.

En la década de los 50 se consolida y mejora la representación, completando la aparición de nuevos personajes:  los ladrones Dimas y Gestas, la Virgen María, la Guardia de Sanedrín, etc.    Los personajes comienzan a aparecer con pelo y barba natural lo que acentúa el realismo de la representación.


En la década siguiente, la representación del Vía Crucis Viviente de Balmaseda adquiere relevancia mundial al aparecer asiduamente en la prensa, radio y televisión y en algunas producciones cinematográficas.    En el año 1963 se escenifica por primera vez la Crucifixión en la Plaza de San Severino (encima de las fuentes).    Dos años más tarde, la crucifixión se escenificó en el parque del Frontón (dondo hoy día hay un edificio, a la izquierda de la entrada) y al año siguiente se construyó un escenario en el Campo del Frontón, cubriéndolo con lonas, tierra y ramas para darle más realismo.    La forma del escenario es piramidal, con las figuras de Jesús y los ladrones crucificados en la cumbre y el resto de los personajes colocados de forma jerárquica hasta la base.    Aparecen entonces nuevos personajes:  apóstoles, esbirros, ancianos, escribas, saduceos, guardia de Poncio Pilato, cojo, ciego y una turba de cincuenta personas.

En el año 1974 se hizo cargo de la organización una nueva Comisión Organizadora que dirige el Vía Crucis Viviente hasta la actualidad, al frente del cual está José Ángel Ramón “Zarra” y la iglesia dejó de participar en la representación.
En la década siguiente continuaron la incorporación de nuevas escenas:  la Flagelación en 1981 y la Última Cena en 1984.    Al incorporarse esta escena, el Prendimiento que se desarrollaba en la mañana del Viernes Santo pasó a la noche del Jueves Santo, tras la última Cena y la Oración del Huerto.

BIBLIOGRAFÍA:
Balmaseda, historia de una “Pasión” viva, de Jesús y Txomin Etxebarría Mironés.

FOTOGRAFÍAS:Diversas fuentes:   José Luis Suárez, Nieves Negro, Ricardo Barrutia, Javier Barrutia, Juan Luis Barrutia, Javier Borregán y otros.

Categorías: Reportajes, Tradiciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: