La minería en las Encartaciones


Si algo ha caracterizado a la comarca de las Enkartaciones desde la más remota antigüedad, ha sido la minería.    Ya en la época de los romanos, el guerrero, historiador y naturista Cayo Plinio (Plinio el Viejo), que estuvo como recaudador de impuestos entre los años 70 al 73,  en sus crónicas sobre Hispania, escribía:    Hay en la parte marítima del Cantábrico oriental,  una montaña quebrada y alta con tanta abundancia en hierro que podría decirse que toda ella es de esta materia y que comienza en el lugar llamado Triano.    Efectivamente, la cordillera denominada montes de Triano, comienza en Somorrostro y trazando una línea quebrada llega hasta Galdames, Sopuerta  y Gueñes.

Los romanos ya explotaron estos yacimientos de los que extraían el hierro para fabricar armas y enseres de todo tipo, ya que este mineral tenía una concentración de hierro de hasta un 75%.

En el siglo XIII hay datos fiscales que indican la importancia tan grande que tenían las ferrerías en Vizcaya, ya que, debido a la técnica que se empleaba para su elaboración, se necesitaban minerales de bajo grado de fusión y de gran contenido en hierro, que eran los de la zona encartada.

Panorámica de la zona minera

Panorámica de la zona minera

Durante la edad media, la extracción del mineral la hacían pequeños grupos de gente, generalmente vecinos, que eran campesino – mineros a tiempo parcial, ya que la extracción estaba condicionada a la climatología, siendo en la época de mayo a octubre cuando se dedicaban a ello, ya que en el invierno se inundaban los pozos y era imposible poder extraer el mineral.    Estos grupos de gentes se encargaban además del acarreo del mineral hasta los cargaderos de Galindo y Somorrostro y de allí, en barcazas por mar, o en caballerías por tierra hasta las ferrerias.    En esta época, la forma de extraer el mineral era haciendo un socavón, cavando bajo la tierra túneles de escaso fondo y sin entibar, con lo que se producían múltiples accidentes.    Cuando estos pozos se inundaban a causa de la profundidad adquirida, simplemente se abandonaban y se hacían otros.

Los instrumentos de trabajo que utilizaban eran muy rudimentarios, usaban picos, palas y porras de hierro con mango largo de madera y la técnica era, calentar primero la piedra y luego enfriarla bruscamente con agua para provocar su ruptura y facilitar la extracción.

A partir del siglo XVII se empieza a utilizar la pólvora, pero la máxima explotación se produce en el siglo XIX con la revolución industrial, la llegada de capital extranjero y las empresas,  principalmente inglesas, estableciéndose en la zona, modernizando y mecanizando la extracción del mineral, creando líneas de trenes tanto en el interior de la mina como en el exterior, para llevarlo hasta los cargaderos.    Todavía hoy pueden verse estas líneas de ferrocarril acondicionadas como vías verdes para el senderismo o para bici, como las de Galdames, Sopuerta o la Arboleda entre otras.    A la orilla de estas minas surgieron poblados mineros, con sus escuelas, cooperativas de alimentación e incluso hospitales para los trabajadores.    Las condiciones de vida de estas familias, eran muy precarias.    Las casas, la mayoría se construían de madera, de 24mts. de planta , con cocina y dos o tres huecos, todavía pueden verse algunas de estas casas de madera en la Arboleda, por supuesto, acondicionadas a los tiempos que vivimos hoy.

Panorámica desde el mirador de La Arboleda

Panorámica desde el mirador de La Arboleda

La gente no podía salir de la pobreza, la jornada laboral era de 14 horas diarias y el poco jornal que ganaban, lo dejaban en la cooperativa, que era propiedad de la misma empresa minera.    El dinero de la mina, salía por una puerta y entraba por otra.

La última mina, se cerró en Gallarta en el año 1993.

En la Arboleda, existe el museo de la minería que se puede visitar y merece la pena verlo.

Otro día, hablaré de las ferrerias y  haré unas fotos de alguna que todavía funciona, aunque sólo sea de manera testimonial.

Autor:  Geluriano.

Categorías: Encartaciones, Reportajes, Tradiciones | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: