La leyenda de los montes bocineros


Nuevo libro de Txomin Etxebarria

Portada. Leyenda montesLa tierra encartada es peculiar, como tantas otras tierras. Y al ser fronteriza, más rica en diversos aspectos, porque las fronteras políticas no suelen coincidir con las históricas o culturales.  Pero no siempre se ha entendido así, y desde hace siglos, se ha querido homogeneizar esta comarca, por lo que se han visto obligados a alterar realidades históricas, lingüísticas, tradicionales…

Y una de esas “alteraciones” es lo relacionado con los “montes bocineros”, pues entre ellos se incluye el Colisa (“Kolitza”) de Balmaseda, cuando e realidad nadie ha demostrado que ni este monte, ni ningún otro, hayan sido en la Edad Media, ni nunca, hasta ahora, “montes bocineros”.  No obstante, en abril de 2004 se conmemora el 25 aniversario de las Juntas Generales de Bizkaia y se institucionaliza el día de los “montes bocineros”.

Pero toda leyenda parece tener una parte de verdad y así ocurre, al menos, en relación con los “montes bocineros”.  Conocemos la reproducción de 7 documentos del siglo XIV (1321, 1342, 1356, 1381, 1388, 1393 y 1394) y cuatro documentos del siglo XV (1407, 1408, 1452 y 1454) y en todos ellos, menos el de 1393, en relación a las Juntas Generales, se escribe: “tannidas las çinco vozinas”, “a bocinas tañidas”, “Tannidas las çinco vosinas”… Pero en ningún documento se dice que el “tañido” fuera en ningún monte, y, menos, en los que se citan.

En el documento de 1393 se indica que el rey Don Enrique llegó a Bilbao y envió cartas a todos “los Vizcaynos” para que fueran “á un logar dó acostumbran ayuntarse”.  Forma de convocar, enviando cartas, mucho más lógica que la de ir a cinco montes a “tanner bocinas”.  Además, de una lectura atenta de los documentos, parece deducirse -quizás- que el toque de bocinas era en las mismas Juntas como, posiblemente, un acto protocolario. Siendo, curiosamente, el Padre Gabriel de Henao que escribe en 1689 y 1691 el que parece acercarse a la posible realidad, cuando escribe:  “Diré también alli que se tocaban cinco bocinas antes de las Juntas”.

Por otra parte, como puede apreciarse de la lectura de este libro, algunos autores, y en algún documento, relacionan lo de las cinco bocinas con las cinco merindades más antiguas de Bizkaia, con las que, precisamente, Las Encartaciones no tenía nada que ver. De ser así sería tan absurdo lo del Colisa (“Kolitza”) como si para convocar a las Juntas de Avellaneda se iría a tocar una bocina al Sollube o al Gorbeia…

Pero en ningún documento de los siglos XIV y XV (después de 1454 no hemos encontrado ninguna cita del “tañido de bocinas”) se señala ningún monte.  Después de varios meses de investigación, durante cientos de horas, en la Biblioteca Foral de Bizkaia, con la lectura de decenas de libros, prensa y revistas, hemos podido descubrir que es Antonio de Trueba, que sepamos, el primero que cita los cinco “montes bocineros”: “Gorbea, Oiz, Sollube, Ganecogorta y Colisa”, según escribe en “Resumen Descriptivo e Histórico del M.N. y M.L. Señorío de Vizcaya por Don Antonio de Trueba”. Se añade “Cronista del mismo Señorío”, en 1872.

.

OTROS LIBROS RECIENTES DE TXOMIN ETXEBARRIA MIRONES

Categorías: Asociaciones, Libros, Publicaciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: