Publicaciones antiguas

Boda de la nobleza en Balmaseda

Enlace en la iglesia parroquial de San Severino
Bernardino de Melgar y Álvarez de Abreu
Maria de los Dolores Hernández y Torres

La boda se celebró en Balmaseda el 24 de septiembre de 1892 y su tercera y última hija nació también en la villa encartada el 19 de julio de 1896. El contrayente, don Bernardino de Melgar y Álvarez de Abreu había nacido en Mondragón el 15 de octubre de 1863, siendo el sucesor de los títulos de VI Marqués de Canales de Chozas, VII Marqués de San Juan de Piedrasalbas y IX Marqués de Benavites, Grande de España de 1ª clase, Gentilhombre de Cámara con ejercicio y servidumbre de S. M. el Rey. La novia, doña María de los Dolores Hernández y Torres, había nacido en Mazatlán (Méjico) en el año 1860, por lo que era tres años mayor que el contrayente. Maria de los Dolores Hernández y Torres era cuñada de Félix de la Torre, hermana de su esposa doña Laura.

El 30 de octubre de 1893 nació en Madrid su primera hija doña María de los Dolores, Bernardina, Juana Bautista y de la Cruz, Nicolasa, Josefa, Teresa de Melgar y Hernández, sucesora en la Grandeza de España y los títulos de su padre. El 1 de enero de 1895 nació su segunda hija, también en Madrid, doña María Josefa de Melgar y Hernández. Finalmente, el 19 de julio de 1896 nació su tercera hija en la villa de Balmaseda, doña María de Campanar de Melgar y Hernández.

Quizás por problemas derivados del parto doña María de los Dolores Hernández y Torres murió en Balmaseda viente días después, el 8 de agosto de 1896. Su marido, el Marqués, además de disfrutar de su condición de noble fue un ilustrado, político, coleccionista y bibliófilo, dedicándose a la política y a la investigación sobre la historia y etnografía de Ávila, Santa Teresa y la tauromaquia. Murió el 11 de enero de 1942 en Madrid.

Además de todos estos títulos y cargos, el marqués de Benavites fue miembro de la Real Academia de la Historia, pues fue un ferviente humanista que centró su vida, su tiempo y su dinero en investigar la figura de Santa Teresa de Jesús, la tauromaquia, la etnografía y la historia de Ávila. Ésta última pasión, Ávila, posiblemente le vendría al pasar los veranos en el palacio de Henao de Ávila (hoy el Parador de Turismo), propiedad que fue adquirida por sus padres y que posteriormente fue modificado por él mismo, construyendo un torreón donde fue atesorando las piezas y libros de su colección.

“Para saber más sobre la figura de El Marqués, y de su familia, pueden consultar el libro de Jacobo Melgar Jiménez, “Historia de una ilustre familia: los Álvarez de Abreu, marqueses de La Regalía: Isla de la Palma (1688) – Ávila (2007)“, Madrid: Cercedilla Editorial, 2007.” (Sergio Sánchez. web: Más que murallas)

Categorías: Érase una vez..., Balmaseda, Historia de Balmaseda, Publicaciones antiguas | Etiquetas: , | Deja un comentario

Referendum local en Balmaseda hace 40 años

Sí a la “Ikurriña” en Valmaseda

En la portada de la “Hoja del Lunes” del 31 de enero de 1977, en la Edición de Barcelona, aparece una noticia relacionada con Balmaseda, la aprobación mediante referendum local para que la “Ikurriña” ondeara en el balcón del Ayuntamiento.

En esa misma portada aparece la información del estado de salud de los abogados laboralistas heridos en el atentado de la calle “Atocha” de Madrid, el 24 de enero de ese año, en lo que fue un mes muy convulso, que se dio en llamar los “siete días de enero” reflejados en la película del mismo título de Juan Antonio Bardem.

El artículo sobre Valmaseda incluye una fotografía en el momento de las votaciones con una urna y varios vecinos alrededor.  Dice así:

Mediante un referendum local

“Sí a la “Ikurriña” en Valmaseda”

Tras el voto favorable del 90 por ciento del vecindario se izó en el Ayuntamiento la bandera vasca.

Valmaseda (Vizcaya), 30 (Cifra) .- La “Ikurriña” ha sido izada hoy, junto a la bandera nacional, en el balcón de la Casa Consistorial de Valmaseda, localidad donde ayer se celebró un referendum para decidir si se colocaba o no la bandera vasca.
Más del noventa por ciento de los votantes se pronunciaron porque la “Ikurriña” ondee en los edificios del Ayuntamiento, por lo que esta mañana se procedió a izarla.
El acto fue presenciado por gran cantidad de personas que llenaban a rebosar la plaza y que entonaron diversos cánticos vascos, mientras un grupo folklórico interpretaba danzas típicas.
El acto se desarrolló con total normalidad y dentro de un gran orden. Hubo únicamente algunas protestas contra el Ayuntamiento y el alcalde, en particular, pues la “ikurriña” fue izada por un aguacil, al no estar ningún miembro de la corporación municipal.
Por otra parte, se ha podido comprobar hoy que el apagón de luz habido durante el transcurso de la consulta popular fur totalmente fortuito. En la foto de Cifra, uno de los colegios electorales durante la consulta.

.

Categorías: Aniversario, Érase una vez..., Balmaseda, Publicaciones antiguas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Día del Árbol en Balmaseda, hace 110 años

Jueves, 1 de abril de 1907

En los periódicos “La Voz de Alicante”, “El Pueblo. Diario Republicano de Valencia”, en “El Defensor de Córdoba” y en el “Heraldo Alavés” aparece una información relativa a la villa de Balmaseda datada hace 110 años, referente a la celebración del Día del Árbol en la localidad encartada.  En el artículo se cita que acudieron numerosas personalidades de Bilbao y la provincia de Bizkaia, así como, periodistas locales y corresponsales.  Lo curioso es que para una población de poco más de 3.000 habitantes que tenía la villa en aquel año se produjera un despliegue informativo tan importante como para que lo reprodujeran en Alicante, Valencia, Córdoba y Vitoria, aunque ésta última es más lógico por la cercanía.

Retoño del árbol de Guernica

En aquella ocasión se plantó un retoño del Árbol de Guernica (Gernika)
al finalizar la misa solemne, aunque no citan en qué lugar lo hicieron

La Voz de Alicante

El artículo completo cita textualmente:
Bilbao.- En Valmaseda se celebró el Día del Árbol, asistiendo los representantes en Cortes, el presidente de la Diputación, Gobernador Civil, alcaldes de Bilbao, Sopuerta, Marquina, Durango y Guernica, Diputados provinciales, Ayuntamiento de Valmaseda en Corporación, periodistas locales y corresponsales y numeroso público.
La población aparecía engalanada con arcos de ramaje, colgaduras y banderas. Los invitados fueron recibidos con vivas y música de tamboril.
Después de la misa solemne se plantó un retoño del árbol de Guernica, pronunciando discursos elocuentes el presidente de la Diputación y los alcaldes de Bilbao y Valmaseda.
Enseguida se celebró un banquete en el Consistorio, repitiéndose los brindis entusiastas. Luego plantaron 100 árboles los niños de las escuelas.”

Es una noticia que se queda muy corta por estar, seguramente, copiada de otro medio e insertada como “breves” en el periódico alicantino.

.

El Pueblo. Diario Republicano de Valencia

Otro medio de comunicación que se hizo eco de la noticia fue “El Pueblo. Diario Republicano de Valencia”, que al día siguiente, 2 de abril, publicaba un pequeño artículo titulado:
Fiesta regionalista
“Bilbao.- Se ha celebrado en Valmaseda la Fiesta del Árbol.
Han asistido al acto diputados a Cortes, diputados provinciales, el presidente de la Diputación, el gobernador civil, el alcalde de Bilbao, otros alcaldes de los pueblos, varios periodistas e inmenso gentío.
La población estaba engalanada con arcos, colgaduras y banderas.
Después de una misa, fue plantado un retoño del árbol de Guernica.
Pronunciaron con tal motivo discursos regionalistas expresándose en éstos términos el presidente de la Diputación y los alcaldes de Bilbao y Valmaseda.
También se celebró un banquete en el Consistorio, pronunciándose brindis entusiastas.
Los niños de las escuelas plantaron cien árboles.”

.

.

El Defensor de Córdoba

En este periódico encontramos dos noticias diferenciadas que se han mezclado en otros medios dando lugar a error.  Se tratan del banquete que los arquitectos de Bilbao ofrecieron a su alcalde Gregorio Ibarreche Ugarte, que también era arquitecto y la otra noticia es la que tratamos en este artículo sobre la plantación de un retoño del árbol de Gernika en la plaza de Los Fueros de Valmaseda, como informa el “Heraldo Alavés”.

En estos dos artículos bajo el titular de “Por telégrafo y teléfono (De nuestro servicio especial)”, informan de numerosas noticias breves, entre ellas, las referentes al banquete y el día del árbol.  Dicen así:

Banquete

“El cuerpo de arquitectos de Bilbao, ha obsequiado con un banquete al alcalde, que también es arquitecto.
Se brindó porque el alcalde tuviera suerte en el cargo y por la prosperidad del cuerpo de arquitectos.”

.

Fiesta del Árbol

Bilbao.- En Valmaseda se celebró la fiesta del árbol con asistencia de los alcaldes de los pueblos inmediatos.
Las poblaciones estaban engalanadas con banderas.
Se dieron muchos vivas.
Comenzó el acto con una misa solemne.
El presidente de la Diputación plantó un retoño del ñarbol de Guernica.
Se pronunciaron discursos en honor a la Patria chica por el presidente de la Diputación y los alcaldes.
Después se celebró un banquete en el que se pronunciaron entusiastas brindis.
Los niños de las escuelas plantaron cien arbolitos.”

Este último artículo está firmado por Mencheta.

.

Finalmente, es el “Heraldo Alavés” el que informa con mucho más detale de la jornada
festiva y regionalista celebrada en la villa de Balmaseda en la primavera del año 1907

.

Heraldo Alavés

Buscando ampliar esta noticia con más datos, encontramos que el “Heraldo Alavés” del día 1 de abril de 1907 informa de lo siguiente:
“BILBAO.  Festival.- Noticias de Valmaseda.- Un retoño del árbol de Guernica.- Banquete.- Otras noticias.
En este momento se está celebrando el festival anunciado, en el Centro Vasco (Batzoki).
Asiste mucha gente.
Hay sport vasco (deporte rural) y función teatral.
A las nueve de la mañana ha marchado a Valmaseda la comisión de la Diputación de Vizcaya para asistir al acto solemne de la plantación de un retoño del árbol de Guernica en la plaza de los Fueros.
Según noticias que se reciben de aquella villa, el acto ha revestido gran explendor.
Los músicos ejecutaron el himno santo de Vasconia y se dieron entusiastas vivas.
Después de la plantación se ha celebrado un banquete en las Escuelas.
Reina mucha animación.
A la una de la tarde se ha celebrado en el restaurante “Amparo” el banquete que los arquitectos han organizado en honor del Alcalde señor Ibarreche.”

Aun así, resultaba excesivo el despliegue de personalidades y medios de comunicación para la ocasión, por lo que, investigando en los motivos reales por los que se realizaba este acto protocolario en Balmaseda en esa fecha, resulta que unos pocos días más tarde se convocaron Elecciones Generales.

.

Elecciones Generales

“Las Elecciones generales de España de 1907 fueron convocadas el 21 de abril, tras la crisis del gobierno liberal por la dimisión de Eugenio Montero Ríos debido a los incidentes que se sucedieron tras el asalto a la revista ¡Cu-Cut! en 1905. Los liberales entraron en un periodo de crisis internas entre las distintas familias liberales, que provocaron la caída de Segismundo Moret y la de José López Domínguez (julio-diciembre 1906) y finalmente el gobierno transitorio del liberal Antonio Aguilar da paso a los conservadores dirigidos por Antonio Maura.
Las elecciones se celebraron bajo sufragio universal masculino. Como novedad, estos comicios se celebraron bajo una nueva ley electoral que se había aprobado ese año y que modificaba parcialmente la anteriormente vigente desde 1890. En total fueron elegidos 404 diputados, y el partido más votado fue el Partido Conservador, dirigido por Antonio Maura. El partido liberal quedó muy debilitado, y además se presentó por separado la sección liberal demócrata de José Canalejas.
Fue elegido presidente del Congreso el conservador Eduardo Dato, y presidente del Senado Marcelo Azcárraga.
El jefe de gobierno fue Antonio Maura, quien debido a la Guerra de Marruecos y la durísima represión en lo que se conoce como la Semana Trágica (con la condena a muerte de Francisco Ferrer y Guardia) fue destituido en octubre de 1909. Resultó elegido entonces el liberal Segismundo Moret, pero no contaba con el apoyo de su propio partido y tuvo que dimitir el 9 de febrero de 1910, de manera que se convocaron nuevas elecciones.” (Wikipedia)

Categorías: Aniversario, Érase una vez..., Historia de Balmaseda, Publicaciones antiguas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

El “Vía Crucis” hace más de 50 años

La Actualidad Española (07-04-1966)

Fue en la década de los 60, impulsado por su director general Roberto Rodet, cuando el Vía Crucis Viviente de Balmaseda adquirió una dimensión y publicidad nunca conocidas hasta entonces. Se acercaban a la villa encartada toda clase de medios, prensa, televisión y hasta el cine. Durante esa década la villa de Balmaseda conoció un gran auge, motivado por el despegar de la industria del mueble que, durante las décadas de los 50, 60 y la primera mitad de los 70 convirtió a Balmaseda en “Eldorado”.

Roberto Rodet, por aquel entonces alcalde de la villa, promocionó y difundió
la “Procesión del Prendimiento”
también llamada desde entonces “Vía Crucis Viviente”,
representado en Balmaseda desde mediados de la década 
de los 80 del siglo XIX,
posiblemente desde 1885, año de gran mortandad a causa de las pestes que asolaban la villa

Veinticinco años antes se había formado Compañía Farisaica “La Invencible”, en el año 1865, para participar en los actos y celebraciones de la Semana Santa, dándole más realce y solemnidad, incluso en los oficios religiosos, acompañando también a las procesiones que se hacían en esos años, integradas por los “pasos” que tenía la villa.  Los “fariseos”, nombre con el que se conoce en Balmaseda a la guardia romana, iban entre los pasos de “La oración del Huerto” y “El azote”, en la procesión del Jueves Santo.    En la procesión del Viernes Santo, los “fariseos” salían del convento de Santa Clara acompañando al paso de Jesús Crucificado. En 1889 aparecen citados los nombres de los balmasedanos que representaron a Jesús y Cirineo, siendo la familia Larrea, apodados “Los Cholos”, los encargados de representar a Jesús en esos años.    En 1894 se cambia el uniforme de los “fariseos”, sustituyendo las cotamallas que portaban por unos petos de cuero, encargando a las mojas del convento de Santa Clara su cuidado y conservación.

Hay que agradecer el esfuerzo y tesón con el que Roberto Rodet promocionó la tradición balmasedana más conocida en todo el país, incluso en el extranjero, pero también fue el que difundió la falsedad de su origen medieval, al comienzo del artículo se cita: “Un viejo espectáculo arrancado desde el siglo XV, cuando una peste, se dice, asoló la comarca y los hombres, trocando el dolor en penitencia, o en acción de gracias, decidieron representar “a lo vivo” el tránsito hacia el Calvario.”  Es cierto que está basado en antiguas procesiones que se hacían en la villa y también en penitencias y rogativas al santo de la ermita de Colisa, San Roque, pero también que en nada tienen que ver con la representación del “Vía Crucis Viviente”, tan sólo su origen religioso, como ha quedado sobradamente demostrado en el libro de Txomin Etxebarria Mirones: Balmaseda, historia de una “Pasión viva” (1991)

Como se indica en el encabezado del artículo, la revista “La Actualidad Española” publicó un artículo de seis páginas en la primavera del año 1966, ilustrado con fotografías de “Paco Rueda” (seguramente por algún error tipográfico aparece como T. Rueda) y aunque no está firmado el autor del artículo, parece obra del propio Roberto Rodet.

Viendo las profesiones de los principales protagonistas de la representación, nos hacemos una idea clara de cuales eran las fuentes de ingresos en la villa durante esos años, abundan los “camioneros y transportistas” y también los “ebanistas”, indicando que la industria del mueble daba ocupación a la mayoría de la población, junto a las empresas Ferrocarriles de Bilbao-La Robla, Plomos y Estaños Laminados, Boinas La Encartada y Fabio Murga.

Este año de 1966 los papeles principales fueron representados por:

Jesús                                   Manuel Ansuátegui “El Minino”                 25 años, transportista
María Magdalena            Matilde García                                               29 años, taquillera
Virgen María                     Begoña Aizpurúa                                           24 años, oficinista
Poncio Pilato                    Alberto Pereda                                               26 años, delineante
Judas Iscariote                 Arturo Calvo                                                   32 años, camionero
Verónica                            Rosa Luz Mantrana                                       21 años
Cirineo                               José María Monasterio                                28 años, transportista
Dimas (ladrón bueno)     Pedro Blanco                                                  31 años, ebanista
Gestas (ladrón malo)       Antonio Peral                                                 23 años, ebanista
Barrabás                            Roberto Berroeta                                          18 años, ebanista
Centurión                          José Román “Manín”                                   36 años, transportista

Las edades rondan entre los veinte y los treinta años dándose el caso de que la Virgen María era un año más joven que su hijo Jesús, hecho que se ha subsanado en la actualidad, representando el papel de María la madre natural del que hace de Cristo. Hacía muy pocos años que había comenzado a representarse la Crucifixión, primero en la plaza de San Severino y después en el Campo del Frontón. También era reciente la costumbre de dejarse crecer el pelo y la barba para dar más realismo a los papeles representados.

 

.

A comienzos del siglo XX se incorporan nuevos personajes.    Es entonces cuando aparecen La Magdalena y Las Tres Marías.    En 1920 se cambió la cruz que portaba Jesús, que era de tablas, por otra más realista, estrenando una nueva túnica y apareciendo por primera vez con el rostro descubierto.    En el año 1935 se comienza a representar el Juicio ante Poncio Pilato, introduciendo nuevos personajes:  los Sumos Sacerdotes, Poncio Pilato, Barrabás.   Es por esta época que comenzó a colaborar en la organización del Vía Crucis el pintor balmasedano Roberto Rodet Villa, quien más tarde se hizo cargo de la organización hasta el año 1974.

En la década de los 50 se consolida y mejora la representación, completando la aparición de nuevos personajes:  los ladrones Dimas y Gestas, la Virgen María, la Guardia de Sanedrín, etc.

Categorías: Asociaciones, Érase una vez..., Balmaseda, Publicaciones antiguas, Reportajes, Tradiciones encartadas, Vía Crucis Viviente. Balmaseda | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

La casa de los Picos

Lamentándonos del patrimonio perdido de la villa de Balmaseda, sobre todo en la década que va de 1965 a 1975, cuando se derribaron edificios emblemáticos de la villa, sobre todo las torres de Ahedo en la calle Correría, el palacio de Léniz, junto al Puente Viejo y la Casa de Sota (Mesón del Marqués) en la calle Martín Mendía, resulta sorprendente el artículo escrito por Juan E. Delmas, autor del libro “Viaje pintoresco por las provincias vascongadas” (1846), en la Revista Bascongada, donde se lamenta de la inminente pérdida del patrimonio del siglo XIII en la villa de Balmaseda, por el derribo de la Casa de los Picos, el que fue Palacio de Juan Ortiz de Valmaseda, situado en la plaza de Los Fueros.

Este edificio, abandonado y casi en ruinas, fue adquirido años después por los Padres Claretianos, convirtiéndolo en el colegio que hemos conocido hasta su desaparición a finales del siglo XX, construyendo en su lugar un edificio de viviendas.

Convento Claretiano de Balmaseda situado en la plaza de Los Fueros.

Convento Claretiano de Balmaseda situado en la plaza de Los Fueros.

Resulta que 150 años después, sin que las instituciones hicieran nada al respecto, se derribaron edificios históricos en la villa de Balmaseda, vestigios de nuestro pasado señorial.

___________________________

“Hácia la banda norte, y en el extremo de la calle del Medio de la antigua villa de Balmaseda, formando uno de los lados de la que hoy malamente se llama Plaza de Toros, sin duda para dar gusto á los aficionados á esta clase de espectáculos, y que allá en un tiempo se llamó Plaza del Condestable, se levanta un edificio oscuro por su color, mudo porque nadie le habita, y tristísimo porque en las horas vespertinas revolotean por sus desmoronadas techumbres las lechuzas y los murciélagos. Conócesele ahora con el nombre de la Casa del Carbon ó la Carbonera, que á tan vil destino consintieron sus dueños que se le dedicára: llamósela hasta hace poco tiempo todavía la Casa de los Picos, porque el vulgo así le bautizó á causa de las triangulares almenas que lo coronaban; y allá en mejores tiempos para él y para la villa se le denominaba el palacio de los Condes de Garceiz.

De estos Condes de Garceiz fué ascendiente el ínclito y alto señor Juan Ortiz de Balmaseda, tesorero mayor y privado del rey D. Alonso el Sábio, y, por lo tanto, uno de los personajes históricos que más figuraron en las crónicas coetáneas, y descendiente, segun lo dice su apellido, de los primeros pobladores de la vieja villa que lleva su mismo nombre. Dicho se está que con prosápia tan linajuda y abolengo tan antiguo, con las pingües rentas que le daban sus extensos heredamientos, y por ende con mucho poderío, eran los Ortiz de Balmaseda el brazo fuerte de la tierra, y que donde quiera que descargaban sus golpes resonaba siempre el grito de la victoria.

El apellido de Ortiz de Balmaseda se enlazó con las familias mas ilustres españolas, de tal modo, que hoy mismo le llevan las de más remoto origen, entre ellas la del Conde de Bornos, que es de la rama principal, dueña del palacio que construyó el Juan Ortiz en 1284, y á no dudar el más antiguo de los que ennoblecen su cuna. Y sin embargo de esto, esta familia ha tolerado que el viejo é histórico palacio de Balmaseda, el que fué morada de reyes y magnates y en cuyo anchísimo recinto se desplegó la opulencia más suntuosa, sirviera de depósito de estiércoles y carbones, y fueran hollados los mármoles de su pavimento por los más inmundos animales.

La Casa del Carbon forma un rectángulo casi perfecto de más de diez mil pies de superficie por setenta próximamente de elevacion, en cuyo frente, sobre la Plaza de Toros, y en lo que podremos llamar cuerpo primero, no tiene más que una puerta de arco apuntado con grandes dovelas y tres largas saeteras. El segundo cuerpo, de sillares bien labrados, contrasta á primera vista con la tosca mampostería de que está fabricada toda la obra, realzando este contraste las ventanas góticas que presenta, cuatro de ellas más elevadas con dos columnas y tres claros, y tres más bajas con el mismo número de claros y columnas. El cuerpo tercero ó superior no muestra ninguna abertura; y aunque en sus dos extremos se alzaban dos torres, al mismo andar del muro, coronadas de almenas, hoy solo se conserva una. Es probable que el gran paño de pared que tocaba á las torres en sus dos extremos, estuviera tambien almenado, lo que además de ornamentar perfectamente la fachada, le daría toda la apariencia de un palacio-castillo, carácter peculiar de esta clase de construcciones en aquella época. Cubierto todo él por un miserable tejado que no ha sido reparado en todo lo corriente del siglo, se precipitan las lluvias al magnífico patio. formado de una elegante arquería y de una suntuosa escalera, de las que apenas se conservan mas que raros vestigios.

Toda la obra acusa francamente el siglo XIII, ya por su disposicion general como por sus claros, almenas y otros detalles, aparte de lo que mejor la caracteriza, la clase y fábrica de su tosca mampostería. Pues bien; en medio de esta arquitectura primitiva hay incrustado un cuerpo ó gran faja, que es el segundo, gótico, de bien labrados sillares y de un carácter diametralmente opuesto á ella, que revela el gusto del siglo XV. (Cómo y porque fué intercalado en la imafronte del palacio? El porqué no es fácil explicar, porque lo ignoramos; pero el cómo, fué, aunque algun tanto atrevido, es muy sencillo. Se apuntaló el gran paño corrido del muro superior; se colocaron las hiladas de nuevos sillares abriéndose las ventanas del gusto de la época, y se ligaron el primero y tercer cuerpo viejos con el segundo que se acababa de labrar. Así aparece éste, discrepando en absoluto de la obra antigua y rabiando de hallarse juntos, tanto por la diferencia de sus caractéres cuanto por el color y calidad de fabricaciones.

Esta obra insigne que debiera ser respetada y conservada siquiera por su vetustez y por su historia (porque acaso sea la más antigua que de su clase conserva el Señorío) está á punto de desaparecer de su suelo. Su dueño Actual, el Sr. Conde de Bornos, la acaba de vender por una cantidad tan insignificante, que ni merece la pena de ser mencionada: de manera que la que fué origen, cuna, blason y estirpe del nombre que lleva; el famoso palacio construido en 1204 por Juan Ortiz de Balmaseda, tesorero del rey y su confidente y amigo; el honor de Balmaseda, como donosamente le llama Lope García de Salazar en sus Buenas andanzas é Fortunas, al referir la traidora muerte que le dió su émulo Juan Sanchez de Salcedo en 1320; la morada de reyes y caballeros mas ilustres de su tiempo, no existirá en breve, porque el nuevo propietario, que ni tiene que curarse de blasones, ni de timbres, ni de historia, levantara una manzana de casas sobre el área que aquella ocupaba, logrando quizá pagarla con solo el valor que le produzca la piedra de sus altos y fornidos muros!…

¡Amantes de la historia y de las artes! Los que comprendeis todo el valor que encierran esta clase de monumentos, ¿cómo escuchareis sin dolor que así desaparezcan de la sobrehaz de la tierra? ¿No sería más acertado que ántes de que pasáran á poder de manos especuladoras los adquiriesen los encargados de su custodia, los ayuntamientos, el Estado, ó quien pudiera evitar su demolicion? Nosotros, que cuando de uno de estos sucesos tenemos noticia sentimos herido el corazon por la ingratitud que contra ellos se desata; nosotros; que tanto hemos recomendado la conservacion de los pocos monumentos que de esta clase van quedando ya dentro del pais; nosotros, que hemos demostrado en ocasiones repetidas el interés que ellos ofrecen, así para la historia como para el arte, y que son el vivo testimonio del orígen de aquella acendrada nobleza española que canta la antigua rithma

Oh montaña cantabrána
orígen de caballeros
de dó toda España mána

nosotros suplicaríamos al ayuntamiento de Balmaseda, que, sino puede ya oponerse á la demolicion del vetusto é histórico palacio, lo haga reproducir por medio de la fotografía, y conserve en sus archivos cuidadosamente algunos ejemplares de su estampa, con una noticia del sitio en que se halló emplazado, de su forma y dimensiones, y de todo aquello que pudiera dar á las generaciones venideras exacta cuenta de la que fué morada del honor de Balmaseda, del ilustre caballero Juan Ortiz, que ennobleció el timbre de sus armas colocando sobre ellas una corona condal, ya que seiscientos años despues permitieron sus descendientes que cayeran hechas pedazos, á impulsos de la innoble porra, de los muros en que estuvieron firme y honradamente asentadas.”

Revista Bascongada. Juan E. Delmas (Bilbao, 1820-Madrid, 1892)

Gipuzkoakultura.net

Categorías: Balmaseda, Publicaciones antiguas | Etiquetas: | Deja un comentario

Quorum. Antes del primer Clinex

Quorum_0000Cinco años antes de la publicación del primer número de Clinex, los mismos jóvenes que luego impulsaron esa aventura editorial que duró veinte años, crearon una revista-fanzine (de esos que se publicaban en fotocopias) llamada Quorum.  El número que ha llegado a nuestras manos es el segundo publicado, correspondiente a 1983, que se vendía al precio de 60 pesetas.

Aquí encontramos a Sibi Fernández, encargado de los dibujos y algunos artículos, también estaba involucrado Eugenio de Francisco junto a Olga, Óscar, Bexbe y Toño, contando con la colaboración de Tomás, Tito, “Pelusa”, Alfonso, “R.A.F.”, Víctor, Necane, Inés, “Tamar y Némesis”, “Zapa” y “Naranjito” que firman el resto de los artículos publicados.

Una publicación “Independiente Dependiente del Colectivo Cultural de I.N.B. de Balmaseda”.  Por tanto, esta revista-fanzine (tan de moda en aquellos años) estaba realizado por los alumnos del Instituto de Balmaseda.  Este segundo número constaba de 60 páginas.

Como se dice en la Editorial: “En un instituto compuesto por 526 alumnos y 31 profes, tan sólo colaboran, de forma fructífera en la organización de las actividades extraescolares un profe y 16 alumnos, presumiblemente.”  De estas cifras deducimos que tan sólo el 3% de los alumnos y profesores del instituto participaban en la elaboración de la publicación y en las actividades extraescolares.  Esta constante se mantiene en la actualidad, por desgracia.

Desconocemos la duración en el tiempo de esta publicación en la que ya apuntaban maneras un grupo de jóvenes balmasedanos.

Quorum_0001.jpg

Categorías: Asociaciones, Érase una vez..., Balmaseda, Publicaciones antiguas | Etiquetas: , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: