Fiestas populares

Balmaseda 1996. Fiestas de verano

Balmaseda, julio y agosto de 1996

Ahora que se acaban de cumplir 20 años de las antiguas grabaciones de CLINEX TV, hemos recuperado este corte de vídeo, perteneciente al nº6 de esa publicación que, a la postre, fue el último número publicado.  Durante la primera mitad del año 1996, la revista Clinex de Balmaseda en colaboración con Producciones Pikizu, realizaron esta labor informativa como complemento de la publicación semanal en papel.  No tuvo mucha aceptación o no se supo promocionar suficientemente o, tal vez, no contactó con el público, pero la realización de estos vídeos mensuales de media hora de duración nos da, transcurridos estos veinte años, una perspectiva de la forma de celebrar las fiestas de verano en Balmaseda.

Vemos en este vídeo la entrega de premios de varios concursos, entre ellos el del cartel anunciador, las fiestas de la Sociedad Clinex a principios de julio, las fiestas del Carmen con sus variados actos y las fiestas de agosto que ya estaban amenazadas con su supresión por parte del ayuntamiento como así sucedió pocos años más tarde.

VÍDEO

.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Categorías: Érase una vez..., Balmaseda, Clinex TV, Fiestas populares, Vídeos antiguos | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Euskal ezkontza/Boda vasca en Balmaseda

Cartel boda vasca 2016 BalmasedaLa tradición fue rescatada por Eguzki Dantza Taldea de Balmaseda en el año 2010, con la colaboración de otros colectivos culturales de la Villa encartada y comarcales.    Participan en la representación más de 200 personas que dan vida y color al acto.

En esta ocasión, correspondiente al año 2016, se celebra el sábado 18 de junio, siempre en el tercer fin de semana de este mes.

Comienza con la salida de la comitiva del novio desde la Plaza de San Severino, por la calle Correría hasta la Plaza de San Juan donde espera la familia de la novia.    Tras la reunión de las dos familias comienza un animado hamaiketako de pastas y vino moscatel.     Posteriormente se inicia la kalejira por la calle Martín Mendía (Bajera) hasta la Plaza de San Severino donde tiene lugar la unión civil y eclesiástica de los contrayentes, siendo los tíos de América los que corren con todos los gastos.    Tras las dos ceremonias, se interpreta el  aurresku de honor, seguido por un animado baile de jotas, arin-arin y biribilketa.    Luego, todos los participantes posan en la escalinata de la iglesia para la foto de grupo.

En el siguiente vídeo, grabado en la segunda edición que correspondía al año 2012, los organizadores explican el origen de la tradición en Balmaseda y los pasos realizados para llevar a cabo esta representación popular.

VÍDEO

Categorías: Asociaciones, Expresiones artísticas, Fiestas populares, Folklore | Etiquetas: , | Deja un comentario

Balmaseda 1996. Fiestas de mayo

CLINEX TV

Han pasado veinte años desde que se editó el número 3 de la revista vídeo-gráfica, recogiendo la actualidad municipal de la Villa de Balmaseda.  Se trataba de unos vídeos mensuales, de 30 minutos de duración, en los que se hacía un repaso por todos los eventos que se habían celebrado en nuestra villa.

En este número 3, entre otras muchas cosas, se recogían los actos festivos y culturales que se celebraron en el mes de mayo de 1996.  En la “Actualidad Municipal”, se daba cuenta de todo lo sucedido en el pleno y otros datos de interés para el municipio; en la “Actualidad festiva”, se mostraban los acontecimientos festivos, que son los que recogemos en este corte de vídeo; también había una “Información Deportiva”, “Información cultural” y el “Tema del mes”, en esa ocasión dedicado a las dos centenarias que tenía la villa encartada.

El vídeo de 4 minutos y medio, presentado por Ana Fernández y Ricardo García, comienza con la festividad de “San Felipe y Santiago” a cargo de unos jovencitos de la villa; continúa con la fiesta de San Isidro, en Pandozales y la celebración de la romería de San Roque, en el monte Colisa; Ricardo relata la temporada de futbito en la plaza de San Juan, finalizando con el concierto de la Coral Kolitza en el Ateneo Municipal.

En este mes de mayo de 1996 todavía no se celebraba el que se ha convertido en el evento más conocido fuera de la villa, “El Mercado Medieval”, que comenzaría tres años después, con motivo de la celebración del VIII Centenario de la Villa de Balmaseda.

Un esfuerzo informativo realizado por los integrantes de la Revista Clinex, de Balmaseda, contando con el soporte técnico de Producciones Pikizu, para la grabación del vídeo y la realización del montaje.

.

VIDEO

.

gestion 10. faldon

Categorías: Érase una vez..., Clinex TV, Fiestas populares, Vídeos antiguos | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Los carnavales en Balmaseda

Carnaval en Balmaseda

Volvieron a celebrarse tras cincuenta años de prohibición

El Carnaval, en Balmaseda, como en el resto de España, estuvo prohibido durante muchos años por orden gubernamental. En 1937 se prohibió por decreto la celebración de los carnavales en todo el territorio nacional, con algunas excepciones muy contadas y concretas, como eran los carnavales de Cádiz, Tenerife y unos pocos más.  Se anunció que la medida era temporal, pero con la victoria de Franco en la Guerra Civil, el decreto se prorrogó indefinidamente. Con el fin de la dictadura y la implantación de un nuevo régimen político, la Democracia, a partir del año 1977 volvieron a celebrarse los Carnavales en toda España.

1986. El comienzo

El Carnaval, una fiesta que se celebra con mucha alegría,  la primera gran fiesta después de Navidad y Reyes, esperada en el calendario sobre todo por los más pequeños que son los que la disfrutan con mayor intensidad, con sus disfraces multicolores, imitando a sus personajes favoritos,  tanto del cine como de la televisión.

Hace tiempo que se ha convertido en una fiesta infantil y juvenil.  Durante un tiempo, los mayores, sus padres, tíos, etc. perdieron el interés en esta fiesta que tan sólo unos pocos años atrás era multitudinaria y participativa, con numerosas cuadrillas desfilando alegremente por las calles de la villa.

Pero todo cambia, las costumbres y los intereses de la gente.  El primer año que se celebraron, después de cincuenta años de prohibición, tras la Guerra Civil, fue un despertar del sentimiento festivo y la implicación de todos los habitantes de la villa, el resultado fue espectacular.

Era el año 1986 cuando se reunieron un grupo de personas y decidieron disfrazarse para celebrar los deseados Carnavales. Eran comerciantes de la villa y atendieron a sus clientes disfrazados en la mañana del Martes de Carnaval.

Una década antes había llegado la democracia a sus vidas. Había terminado la dictadura que durante cuarenta años los mantenía bajo el yugo de un régimen dictatorial que no permitía ningún desliz.  Pero esa situación terminó, no había motivos para mantener la prohibición, pero todavía latía en sus corazones un miedo ancestral, un terrible miedo instalado en lo más profundo de su ser.

A pesar de las ganas de diversión y de mantener unas costumbres que les fueron arrebatadas, todavía subyacía un miedo secular a desafiar a las autoridades.  Tenían la experiencia de lo que ocurría en esos casos,  eran implacables.  Por suerte la iniciativa de llevar a cabo las actividades ya no recaían en sus manos, ahora eran las nuevas generaciones las que se hacían cargo de organizar y llevar a cabo cualquier iniciativa, como es natural, era el recambio generacional.

Así que, fueron ellos, los jóvenes esa nueva sabia que no habían sentido el yugo de la sinrazón los que tomaron la iniciativa, fueron ellos los que se revelaron contra la tiranía del miedo a unos medios represores que ya no existían.  Un grupo de comerciantes de la calle Correría ya había desafiado años antes a esa inexistente prohibición.

Eran tiempos de cambio, el dictador Franco había muerto una década antes, pero en esencia, la situación festiva no había cambiado sustancialmente.  Las elecciones generales ya se habían celebrado e incluso también las primeras elecciones municipales.  Eso significaba que los ayuntamientos estaban en nuevas manos, pero en lo referente a los Carnavales nada cambiaba.  Seguramente nadie echaba de menos una fiesta que no habían conocido y los más mayores aún sentían el miedo de la prohibición.

Entonces llegó el momento de que la fiesta brotara de las entrañas de la población, de muy adentro, tanto que fue un movimiento popular de una magnitud tan arrolladora que nadie se atrevió a cuestionar. Surgió de una forma natural, como un sentimiento que estuviera presente pero no conseguía manifestarse.  Cuando ese grupo de comerciantes comenzó a disfrazarse en la mañana del Martes de Carnaval por el mero hecho de hacerlo, ni siquiera con el propósito de inculcar a los demás las ganas de divertirse, tan sólo porque les apetecía hacerlo o como una forma de protesta hacia el sistema político que ya había terminado.  Esos comerciantes, o mejor dicho porque en realidad fue así,  esas comerciantes, ya que fueron mujeres las que iniciaron el movimiento popular que dio origen a las fiestas de Carnaval en Balmaseda se disfrazaron durante varios años para divertirse.

En los años anteriores, se reunían después de cerrar los comercios en la mañana del Martes de Carnaval y comían juntas en algún restaurante de la localidad.  Eso era todo, no había más festejos.  Por la tarde, volvían a sus comercios, continuando con su trabajo.

Pero en el año 1986, ese grupo de 4 o 5 comerciantes se convirtió en mas de cuarenta, todos disfrazados y con ganas de pasarlo bien, divertirse. Durante la mañana del Martes de Carnaval, el grupo de mujeres que habían comenzado a disfrazarse unos años antes, animaron a los demás para ir a comer todos juntos en el restaurante de moda en Balmaseda por aquellos años, el Avellaneda.

Durante la comida se fueron caldeando los ánimos entre canciones de Carnaval, bromas y fotografías para el recuerdo. En los postres ya comenzó a gestarse el germen de lo que fue, sin lugar a dudas, la fiesta de Carnaval en Balmaseda. Unas copas, unas canciones más y se decide que el comercio en la villa no se abrirá esa tarde, que se institucionaliza el día como fiesta del comercio en Balmaseda.

Entonces llegó el momento de abandonar el restaurante y, aunque no se tenía una idea clara de lo que se iba a hacer, continuaron todos juntos por la calle de La Cuesta hasta llegar a la plaza de San Severino, cantando y haciendo sonar los silbatos al ritmo de canciones carnavaleras.  Llega el momento de decidir qué se hace a partir de ese momento.  Todos en la plaza de la villa, sin música y sin saber muy bien qué hacer.

En ese momento a alguien se le ocurre la idea de continuar cantando y bailando por la calle Correría, sin un fin especial, tan sólo seguir con la fiesta por las calles de la villa.  Como tampoco había otra alternativa, el grupo de unos cuarenta comerciantes de la localidad, todos ellos con sus disfraces realizados para la ocasión,  continúan cantando y bailando por la calle Correría en dirección a la plaza de Los Fueros.  Al regresar a la Plaza de San Severino el grupo inicial de 40 se había convertido en más de 300 personas disfrazadas de la forma más variopinta, improvisando con lo que fueron encontrando por casa. Al no estar prevista la fiesta y no tener música para bailar y disfrutar, el grupo se fue disgregando, finalizando lo que había sido la primera celebración del Carnaval en Balmaseda después de cincuenta años de prohibición.

1987. Primeras fiestas populares

Disfraces de Carnaval. al fondo el cartel de 1987

Disfraces de Carnaval. al fondo el cartel de 1987

En vista del éxito y las ganas de Carnaval en Balmaseda, la Asociación Unión de Comerciantes de Balmaseda, la actual Balmadenda), decidió hacerse cargo de las fiestas de Carnaval 1987, organizando verbenas, desfiles y concursos con fondos recaudados entre los comercios y hosteleros de Balmaseda, participando el Ayuntamiento de la Villa con una subvención. Se contrató a la Orquesta Maguna, de Zalla, para amenizar la verbena durante la cual, gracias a la donación de dos cajas de cava Codorniu, cortesía de J.A. Merino, se organizaron varios concursos improvisados durante la tarde-noche.

Éste año, la fiesta de Carnaval se convirtió en la más multitudinaria y participativa de todas las celebradas en el municipio (según el testimonio de algunos hosteleros), creando el germen de lo que hoy son los Carnavales en Balmaseda.

1988. La consolidación

Artículo de El Correo. Martes 18/02/1988Este año ya había más experiencia y se organizaron mejor los desfiles y concursos.  Repitió la Orquesta Maguna para las verbenas.  La comida de comerciantes continuó celebrándose, esta vez se organizó un cátering en el Frontón al que asistieron un gran número de comerciantes y acompañantes con la misma animación que el año anterior y el comercio de la villa permanecía cerrado en la tarde del Martes de Carnaval.

1989. El cambio

Este año se encargó de la organización del Carnaval-89 una denominada “Asociación Gestora Pro-Carnaval de Balmaseda”, integrada por comerciantes y hosteleros de la Villa. Así continuaron organizándose los Carnavales en Balmaseda durante varios años, hasta que la Asociación Gestora se disolvió y se hizo cargo de la organización el Ayuntamiento de Balmaseda.

Galería de fotos de Carnaval de los años siguientes

Categorías: Asociaciones, Carnaval. Balmaseda, Fiestas encartadas, Fiestas populares | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Concurso de fotos antiguas en Pobeña

El Centro Trueba Zentroa en colaboración con el departamento de Cultura, Muskiz Kultura, del ayuntamiento encartado, han organizado un concurso de fotografías antiguas sobre la Romería de El Socorro de Pobeña.

El tema de las fotografías será sobre la celebración de esta romería, sobre las cuadrillas y grupos familiares.

El plazo de presentación de las obras será hasta el día 18 de diciembre de 2015, reuniéndose el jurado el 26 de dicho mes.  La entrega de premios será en las Escuelas de Pobeña el día 30 de diciembre a las 19:00 horas.

.

Cartel anunciador del concurso

Cartel anunciador del concurso

Categorías: Concursos, El Socorrillo. Pobeña, Fiestas populares, Fotográficos, Fotos antiguas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

El baile del Cachupín. Pipaón (Álava)

En la noche de Nuestra Señora, el 15 de agosto, en la villa de Pipaón, municipio perteneciente a la “montaña alavesa”, se desarrolla una curiosa costumbre que, según nos cita Pilar Alonso “la alondra alegre de Pipaón”, data de la primera mitad del siglo XIX cuando un “Cachupín” (nombre que se les daba a los españoles afincados en Centro América) llegó a la villa durante las fiestas de agosto comprobando que no había celebraciones especiales por lo que se le ocurrió que se asara una cabra en la hoguera que se hacía en el centro de la plaza.

Durante unos años continuaron haciendo la hoguera pero su economía no les permitía el dispendio de asar una cabra, porque sus habitantes se dedicaban a la agricultura y ganadería de subsistencia, además de carboneros furtivos con la leña de los bosques que crecen en la ladera norte de la Sierra Cantabria, hasta que se les ocurrió, a modo de juego, “el baile del Cachupín”.

Actualmente, se reúnen en la plaza de la villa en una cena popular cerca de una pila formada por ramas de boj que han sido cortadas unos días antes por los mozos dejándolas secar para que ardan mejor.  Al finalizar la cena, los “horguneros” (personas expertas en hogueras), daban fuego a la pila de leña y se encargaban de que el fuego se distribuyera uniformemente hasta que solamente quedaran las brasas.

El baile consiste en una cadeneta formada por los mozos que se agarran fuertemente al cinturón o la faja del mozo precedente dirigidos por “el Cachupín”, que se sitúa al frente de la fila.  Una vez que la hoguera se ha consumido y no quedan más que las brasas comienza el baile mientras los asistentes y los propios mozos entonan una coplilla alusiva a la vida del Cachupín:

“Cachupín”, pin, pin
que eres un “galopín”, pin, pin
que por no trabajar
te has metido a alguacil
y a los pobres ancianos
no les dejas vivir
que les quitas los “cuartos”
“pa” beber chacolí

Tanto el “Cachupín” como los mozos de la cadeneta se levantan una pernera del pantalón hasta la rodilla y el baile consiste en hacer pasar a los mozos y al “Cachupín” por encima de las brasas.  Para obligar a los mozos, el “Cachupín” porta una vara de boj con un poco de ramaje en el extremo que, durante el baile, el “Cachupín” acerca la rama a las brasas hasta que prende fuego y con ella obliga a los mozos a dirigirse hacia las brasas.

Puede tratarse de un juego derivado de la tradición carbonera de las gentes de la villa de Pipaón con el fin de divertirse durantes las fiestas de verano en la noche de Nuestra Señora, víspera de la festividad de San Roque cuando se hace procesión con el santo por la calles de la villa.  Actualmente, el santo es portado por los hombre y la imagen de la Virgen del Rosario por las mujeres.

GALERÍA FOTOGRÁFICA DEL BAILE DEL “CACHUPÍN”

Categorías: Fiestas populares | Etiquetas: , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: