Historia de Balmaseda

80 aniversario de la toma de Balmaseda

Actos del 80 aniversario de la caída de
Balmaseda en manos franquistas

Se han organiza varios actos rememorativos del 80 aniversario del final de la Guerra Civil en Balmaseda con su ocupación por las tropas franquistas, hecho que ocurrió el 29 de junio de 1937, festividad de San Pedro, diez días después de la toma de Bilbao, el 19 de junio.

Las actividades encaminadas a recordar aquellos trágicos días, hace ahora 80 años, comenzaron el sábado 3 de junio junto a la ermita de San Roque y San Sebastián en la cima del monte Colisa, con la localización de los escenarios de la “Batalla de Colisa” que se desarrolló en aquel lugar el 27 de julio de 1937. En este acto se encontraron diversas balas, casquillos, espoletas y carcasas de obuses de los muchos que cayeron en las inmediaciones.

El martes 27 de junio, la Asociación Harresi Kulturala presentará el libro “La toma de Bilbao y Las Encartaciones en la prensa. Volumen 1 (del 19 al 29 de junio de 1937”, centrado en el avance de las tropas franquistas y la situación de la población civil, desde la ruptura del “Cinturón de Hierro” de la capital vizcaina, entrando en Las Encartaciones por la margen izquierda tomando todas las poblaciones junto a la ría del Nervión hasta la toma de Balmaseda, el 29 de junio de 1937.

Al día siguiente, 28 de junio, se llevará a cabo un “Apagón en homenaje a las víctimas de la guerra y del franquismo” en la plaza de San Severino a partir de las 22:30 con un apagón y sonido de sirenas, simulando una alerta de bombardeo. Recordemos que fueron tanto la aviación franquista como la republicana los que bombardearon la villa de Balmaseda a lo largo de la contienda, causando varios muertos por ambas partes.

Y, para finalizar, el miércoles 29 de junio, aniversario de la toma de Balmaseda, se han organizado varios actos rememorativos del 80 aniversario, que comenzarán a las 11:30 con una declaración institucional de condena en el Ayuntamiento de Balmaseda. A las 12:30 está programado un homenaje a diferentes víctimas de la guerra y la dictadura en el Museo de Historia de Balmaseda, en la iglesia de San juan del Moral. A las 12:45 tendrá lugar la inauguración de un espacio dedicado a las víctimas de la guerra y del franquismo.

La Asociación Harresi Kulturala participa en estos actos continuando con el trabajo de recuperación de la Memoria Histórica de la villa de Balmaseda que estamos desarrollando en los últimos cuatro años en un proyecto titulado “Que la memoria de Balmaseda no desaparezca…”, subvencionado por el Gobierno Vasco, Dirección de Derechos Humanos, y por la Diputación Foral de Bizkaia, Departamento de Cultura, Etnografía. Esta actividad se inició en el año 2013, con el fin de trabajar a lo largo de estos cinco años en la recuperación de la Memoria Histórica en el periodo 1936-1978 en la villa de Balmaseda.


CARTELES

Categorías: Aniversario, Asociaciones, Balmaseda, Harresi Kulturala Elkartea, Historia de Balmaseda, Libros, Memoria Histórica | Etiquetas: , | Deja un comentario

Presentación del nuevo libro de Harresi Kulturala

“La toma de Bilbao y Las Encartaciones en la prensa.
Volumen 1 (del 19 al 29 de junio de 1937)”

La Asociación Harresi Kulturala Elkartea, presenta el martes 27 de junio,
en el Salón de la Kultur Etxea/Casa de Cultura, en la plaza de San Juan de
Balmaseda, a partir de las 19:30 horas la nueva publicación sobre la
Guerra Civil en Balmaseda y la comarca de Las Encartaciones visto en la prensa


En el libro se describen de forma correlativa, cómo aparecían las noticias sobre el avance de las tropas y la situación de la población civil cada día, desde el 19 de junio fecha de la toma de Bilbao hasta el 29 de junio día que se tomó Balmaseda.

Se toma como base las noticias del día siguiente, o sea que,
la toma de Bilbao está recogida de las noticias de la prensa
del día 20 de junio y así sucesivamente hasta el 30 de junio

No se hace en ningún momento una interpretación subjetiva de los hechos y acciones relatadas en los artículos encontrados, sino que, nos limitamos a reproducirlos tal y como aparecen en los periódicos, tanto en la prensa nacional como en la republicana y, esta comparativa sirve para discernir el distinto tratamiento que hacían los diferentes medios de comunicación.

No solían mentir, como se suele decir de la prensa, sino más bien, omitían la información que no les interesaba publicar y, en otros casos, llevados por la euforia, se atribuían victorias que todavía no se habían logrado aunque luego eran desmentidas.

 


Algunas páginas del libro

Categorías: Balmaseda, Harresi Kulturala Elkartea, Historia de Balmaseda, Libros, Memoria Histórica, Noticias encartadas, Publicaciones | Etiquetas: , , | Deja un comentario

50 aniversario del Grupo de Danzas Irrintzi

15 de junio de 1967, “Irrintzi”, algo más que un grupo de danzas

El día del Corpus, de 1967, debuta en La Campa (Erandio) el grupo de danzas “Irrintzi”. En otoño de 1966, en plena época franquista, un grupo de jóvenes balmasedanos -chicos y chicas- se juntan para intentar hacer algo beneficioso para su pueblo, en particular, y para la libertad de la que se carecía en general. Era una nueva generación de balmasedanos y balmasedanas que rondaban los 20 años. Habían nacido en la posguerra ya avanzada, finales de los 40 e inicios de los 50 del siglo XX. No habían vivido ni sufrido la guerra directamente, aunque sí sus secuelas. Y todavía detectaban el miedo y la preocupación que sus padres tenían.

No eran aquellos años 60, del siglo XX, buenos para la libertad. Pero sí eran buenos para las ansias de libertad de una juventud que estalla al ver a sus padres sumidos en el silencio y en la pena por una guerra pedida -y la guerra la pierden casi todos- que les había acarreado muchos sufrimientos. Entonces surge Irrintzi, un grupo de danzas, también “Itzartu”,  una revista semiclandestina hecha a multicopista, cuando no había ordenadores.

Grupo Irrintzi  - 0000.jpg

 

 


“Irrintzi”

En el número 3 de “Itzartu”, segunda época, octubre-noviembre de 1978, más de diez años después de su creación, se escribe el siguiente texto.

IRRINTZI” Algo más que un grupo de danzas

Grupo Irrintzi - 0029Hablar de “Irrintzi” nos resulta difícil. Y nuestra objetividad ante aquellas páginas de la reciente historia balmasedana, tan cerca aún pero tan lejos. Y nuestros recuerdos se agolpan en su historia, porque marcó un momento importante -triste o glorioso, qué más da- de nuestra propia vida.

Entonces ser vasco era algo más que una fecha y un lugar de nacimiento en el carnet de identidad. Entonces sentirse vasco era algo más que un número, un carnet y una fotografía. Era -casi- algo más limpio, más bonito y difícil. Y el folklore abría las puertas a toda aquella vitalidad, a todo aquel empuje contenido que estallaba con fuerza a finales de la década de los sesenta. Los largos caminos de pasillos y ventanillas para pedir todos los permisos imaginables. Las Fiestas Vascas suspendidas a golpe de pluma, como ahora se suspende una Marcha “inconveniente” o se prohíbe una Manifestación molesta.

Grupo Irrintzi  - 0003.jpgY entonces surge Irrintzi, como un grito violento nacido de la entraña de su pueblo, como un relevo que recogía la antorcha de los que antes habían ido abriendo brecha. Y su grito se fue extendiendo por los caminos de la represión, la cárcel y el exilio. En tantos y tantos grupos entre los que nació y con lo que creció nuestro Irrintzi, se fueron forjando combatientes de ayer y hoy, y sus ezpatadanzas y zortzikos fueron dejando el hueco de los que se entregaron a la lucha por un pueblo, por un mundo mejor, desde la silla confortable de un líder de partido hasta la sangre derramada en la soledad de la Muga. Irrintzi pagó también su tributo. Y, en su corta historia de lucha, cuando en un pequeño local encima de las fuentes (actualmente ocupado por Zubi-Zarra) se creó un grupo parroquial, Juventud O.A.R., al amparo oficioso de la iglesia. En una primera asamblea que acogió a casi un centenar de jóvenes, se nombró una Junta Directiva y se organizó un pequeño bar, para conseguir los fondos necesarios con que cubrir tantas actividades como la ilusión que todos poníamos en el empeño pudiésemos acaparar. Se organizó una pequeña biblioteca, se trajeron grupos de teatro, conferenciantes; se organizaron las primeras clases de euskera, pero, sobre todo, sirvió como lugar de reunión y de encuentro. Porque en aquella época había pocos cauces de expresión y peores medios de reunión.

Por eso, pronto, dos actividades importantes se fueron separando
y siguiendo cada una su propio camino. Una más callada,
Itzartu, subvencionada y mantenida con las
aportaciones de sus lectores. Y otra más a la cara,
más arriesgada, tan fuerte como su grito: Irrintzi

Grupo Irrintzi  - 0018.jpgLos ensayos del grupo comienzan enseguida. Primero en el propio local, después en la vieja iglesia de San Juan. De Bilbao vienen una vez a la semana profesor y txistulari. Entonces bastaba con un escote para pagarles el tren, o la gasolina, o la merienda. Y todos los fines de semana aquí. Un día o un par de días de entre semana el grupo era dirigido por dos antiguos dantzaris de Balmaseda. Entonces bailar -distinto a lo que ahora puede ser aprender euskara o acudir a un mitin- era algo más, algo distinto a una obligación impuesta. Era simplemente una forma de sentir, una forma de ser, y, también, era una forma de hacer política, a veces la única que se podía. Por eso quien se plantease únicamente el perfeccionismo estético, el preciosismo de la danza, el arte por el arte, tenían un lugar, sí, en el grupo de Danzas, pero no en ese “algo más” que siempre fue Irrintzi en sus tres primeros años.

Grupo Irrintzi  - 0026.jpgPor fin el tan esperado debut, en junio de 1967 en la Campa de Erandio, el día del Corpus. Había que buscar un nombre. Leyendo la historia vasca teníamos nuestro árbol gordo. “Zugatz-Lodia” fue el nombre con el que el grupo hizo su presentación. Pero había algo más en el grupo y -porqué no- un poco de rabia sorda por el desplazamiento que los vascos de lengua hacían a los encartados. Y nuestro grito se lanza y comienza a recorrer los pueblos de Vizcaya y Euskadi. Irrintzi era ya, desde entonces, como un símbolo, como un grito lanzado en la cumbre del Kolitza y recogido por Euskadi. Alguien con quien contar y –sobre todo-, que contaba.

El día de San Severino de aquel año, 1967, Irrintzi, arriesgando
todo y ofreciendo todo, organiza en la plaza
de Balmaseda el primer alarde de Danzas Bascas

Grupo Irrintzi  - 0027.jpgAcudieron varios grupos. Nadie o muy pocos sabían quién y cómo, pero los balmasedanos se asomaron a las ventanas, cuando, de mañana, la banda de dulzaineros recorrió las calles del pueblo. Y en muchos ojos asomaron las lágrimas. De poco, de muy poco nos sirve recordar aquellas lágrimas y detenerse un poco más los dulzaineros bajo aquellas ventanas o frente a aquellas personas, si no fuera por el homenaje que entonces Irrintzi y ahora Itzartu quiere volver a rendir a los que después murieron sin verlo. Porque cuando a las doce del mediodía, en plena actuación de los dantzaris la banda de música comenzó su concierto, los dantzaris pararon, y una actitud firme, en medio de un clima de tensión y miedo, comenzaron a entornar el “Eusko Gudariak gera…”. Sus voces eran acompañadas por las bandas de txitularis y los silbidos en contra de la banda de música y su director. Esta vez el pueblo allí congregado, opinaba. Y su opinión había quedado muy clara. A los pocos minutos la banda calló, recogió sus instrumentos y se reanudó el Alarde de Dantzaris.

Grupo Irrintzi  - 0014.jpgPero Irrintzi no se detuvo tampoco en sus bailes y en sus participaciones a lo largo y ancho de Vizcaya. Contribuyó también a ayudar, cuando no a poner en marcha, otros grupos de danzas. Colaboración con el grupo “Ibailorak” de Zalla, creación de los grupos de danzas de Sodupe, de La Quadra, de Sopuerta… Más de una vez, tras el ensayo, tuvieron que volver andando, para después salir despedidos o desplazados, una vez que lo más difícil de esos grupos –ayudarles y encarrilarles- ya estaba hecho. El pago dolía, pero importaba poco. Era un eslabón más de la vitalidad de Irrintzi, cuando todavía seguía siendo algo más que un grupo de dantzaris.

En los sucesivos Alardes en los que participaba, su presencia no se limitaba a bailar, recoger el trofeo y el premio y marcharse. Las Fiestas Vascas a las que acudía y en las que dejaba sus danzas, contaban después con la presencia y animación de todo el grupo. Por eso el nombre de Irrintzi fue reconocido, querido y admirado en todos los lugares donde su nombre figuraba.

En diciembre de 1968 no termina simplemente un año más. Se cierra
una primera época gloriosa de Irrintzi y se abre el largo tiempo del
pago del tributo que también el Irrintzi tuvo que rendir

Txomin Etxebarria Mirones


FOTOGRAFÍAS

Alarde en la Plaza de San Juan. Balmaseda

Grupo Irrintzi  - 0008.jpg


 

Otros alardes de danzas


 

Grupo de Danzas “Irrintzi” de Balmaseda


 

Las fotografías de este reportage han sido cedidas por Txomin Etxebarría Mirones, la familia Monasterio y otros balmasedanos que participaron en el Grupo de Danzas “Irrintzi” en los años finales de la década de los 60.


 

gestion 10. faldon

Categorías: Balmaseda, Expresiones artísticas, Folklore, Historia de Balmaseda | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Nuevos libros de Txomin Etxebarria Mirones

Publicados en la primera mitad de 2017

El prolífico autor balmasedano Txomin Etxebarria Mirones, autor de más de 70 libros sobre las tradiciones, costumbres, historia y toponimia de Balmaseda y Las Encartaciones, ha publicado un nuevo libro en el mes de abril y prepara otro más para finales de junio o comienzos del mes de julio.


 

Nuevos relatos de Las Encartaciones.

Hace unos años, en 2013, publicamos “Relatos de Las Encartaciones”. Decíamos, entonces, que la finalidad del libro era hacer llegar, a las personas interesadas, no sólo noticias de su propio municipio -más o menos conocidas, aunque no siempre con detalle-, sino, también, noticias de cada uno de los otros pueblos de Las Encartaciones, y de algunos de sus barrios.

Así, de cada municipio encartado se facilitaba algún aspecto histórico, religioso, lingüístico o tradicional, temas de nuestros trabajos.

Por eso, la lectura de este libro, además de permitir un conocimiento más real de la historia y cultura de Las Encartaciones -sobre la que tantas inexactitudes se han escrito-, es posible que también fomente sentimientos de aprecio y cariño hacia lo propio. Hacia la tierra encartada. No lo olvidemos, “desde siempre”, una tierra marginada en lo económico, y despreciada en aspectos de su historia y de su cultura.

Añadir finalmente, que para la realización de este trabajo se han aprovechado algunos textos publicados con anterioridad, a lo largo de casi 50 años. Y textos de otras personas que, con su esfuerzo, han aportado datos verdaderamente interesantes de Las Encartaciones. De cada municipio, se facilita también sus primeras noticias históricas.

Disponible en los lugares habituales al precio de 10 €


 

Las Encartaciones fantásticas. Primera parte

En estos años de investigaciones hemos podido comprobar la gran cantidad de inexactitudes, errores, fantasías, inventos…, en algunos casos falsedades claras, y noticias controvertidas, que sobre distintos aspectos, sobre todo lingüísticos, se han escrito de la tierra encartada. (Las personas, sin duda, inteligentes, que lean este libro, sabrán distinguir las inexactitudes, fantasías, inventos… de los aspectos controvertidos).
En estas fantasías -de ahí el título abreviado del libro- o aspectos controvertidos, han intervenido: escritores, historiadores, curas, filólogos, lingüistas, académicos (algunos de Euskaltzaindia), la propia Euskaltzaindia, profesores (algunos de la Universidad de Deusto), catedráticos, licenciados, doctores, arqueólogos, políticos…
También pueden verse inexactitudes, o aspectos controvertidos de Las Encartaciones, en enciclopedias, diccionarios, atlas y libros de texto.
De cualquier manera, somos muy conscientes de que esta clase de trabajo no sirven prácticamente para nada, porque las inexactitudes, errores, fantasías… -o como se quiera decir- están muy arraigadas en esta tierra en la que nos ha tocado vivir a los encartados, Tierra en la que, a veces, sus habitantes consideran lo propio como ajeno, y lo ajeno como propio.
Y para concluir esta introducción, comentar que este libro iba a tener otros títulos, como:
“Las Encartaciones (ahora también “Enkarterri”) “Mitos, controversias, tendencias… ¿conquista?”.
Y también:
“La conquista de Las Encartaciones”.
Pero al final nos hemos decidido por el actual: “Las Encartaciones fantásticas”.

Disponible en la primera semana de julio en los lugares habituales al precio de 10 €


 

 

 

Categorías: Balmaseda, Historia de Balmaseda, Libros, Noticias encartadas, Publicaciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Noticias médicas de Balmaseda hace 100 años

La medicina en Balmaseda a comienzos del siglo XX

Durante el año 1917 y pocos años antes, se produjeron dos noticias médicas en la villa de Balmaseda, una fue la llegada del médico palentino Víctor Bustamante tras aprobar un reñido concurso y la otra fue que desarrolló su labor en Balmaseda un prestigioso médico, don Vicente Rasueros Díez que, posteriormente, se hizo cargo de la Inspección de Sanidad de Cuenca, desde el mes de octubre de 1915.


Víctor Bustamante

En el periódico “El Día de Palencia” con fecha 22 de enero de 1917, se publicó como breve, bajo el titular de “Noticias” el siguiente texto: “En reñido consurso obtuvo la plaza de médico forense de Valmaseda (Vizcaya) nuestro comprovinciano el doctor don Víctor Bustamante, hijo de don Eulogio, maestro jubilado de Salinas de Pisuerga.”

Este año, por tanto, se ha celebrado en el mes de enero el centenario de la llegada del médico forense Víctor Bustamante a la villa de Balmaseda.

.


Vicente Rasueros Díez

En el número 11 de la revista “La Información Médica”, revista quincenal de medicina, cirujía y especialidades, publicada el 15 de junio de 1917, aparece la biografía del médico Vicente Rasueros Díez, por aquél entonces Inspector Provincial de Sanidad de Cuenca.

El artículo, publicado bajo el subtítulo de “Galería biográfica”, dice lo siguiente:

“Nació el 3 de junio de 1878 en Durango (Vizcaya) y se examinó de ingreso para los estudios de segunda enseñanza en el Instituto de Santander el año 1889; estudió el primer año en el Colegio de Padres Escolapios de Monforte de Lemus, trasladándose el siguiente a Salamanca, donde terminó el Bachillerato el año 1895.
En aquella famosa Universidad hizo todos los estudios de medicina con aprovechamiento, obteniendo bastantes notas de sobresaliente y algunas matrículas de honor, adelantando un año en su terminación, para lo que, por enseñanza libre, aprobó los correspondientes a los grupos tercero, cuarto y quinto en dos cursos, licenciándose el día 21 de junio de 1901 con calificación de sobresaliente.
Cursó posteriormente los estudios del doctorado, y en 11 de diciembre de 1905 hizo los ejercicios del grado, en los que obtuvo también la calificación de sobresaliente.
Desempeñó las titulares de Alba de Jeltes (Salamanca), Narros del Castillo (Ávila), y durante ocho años una de las de Valmaseda (Vizcaya).
Fue nombrado en 1908 médico del personal de talleres y general de los ferrocarriles de La Robla.
Por concurso, en 23 de febrero de 1901, director del laboratorio químico-bacteriológico de la Agrupación de Valmaseda, constituída por once Ayuntamientos.
En 7 de abril de 1914, y a propuesta unánime de la Junta Provincial de Sanidad, subdelegado de Medicina del distrito de Valmaseda.
Por Real orden de 21 de noviembre de 1914, médico forense y de la Prisión preventiva.
A estos cuatro últimos cargos renunció al ser nombrado Inspector provincial de Sanidad en las oposiciones celebradas en abril de 1915, desempeñando la Inspección de Cuenca desde el 27 de mayo de dicho año.
Ha hecho0 varias publicaciones científicas en varias revistas profesionales, entre las que se encuentran España Médica, Revista de Medicina y Cirujía Prácticas y La Medicina Social Española.”

Por lo que se cita en esta biografía, parece lógico pensar que Víctor Bustamante sustituyó a Vicente Rasueros como médico forense de Balmaseda.

.


Reglamento del colegio médico-farmaceútico

Unos años antes, en la revista “La Razón. Boletín médico-farmaceútico Vasco-Navarro”, en su número 23, de fecha 15 de diciembre de 1878, publicada en la ciudad de San Sebastián, entre otros artículos, en la página 368 aparece uno titulado “Comienzan los hechos”, en el que relatan las actuaciones que los médicos del Distrito de Valmaseda han llevado a cabo con el fin de conseguir un Colegio de médicos y farmaceúticos, en el que cita lo siguiente:

Comienzan los hechos.- Como una prueba del buen espíritu que reina en el Cuerpo médico-farmaceútico de este país respecto al colegiamiento, he aquí los principales párrafos de una carta que nos ha dirigido con fecha 3 del corriente mes nuestro excelente amigo y compañero de Portugalete D. Nicasio Retuerto:
El 29 del pasado nos reunimos en esta villa los médicos del distrito de Valmaseda y una comisión de Bilbao con el objeto de firmar el Reglamento de la Asociación que éste distrito ha formulado y aprobado para su régimen interior, o sea, para nuestro modo de ser y obrar. De esta manera nos hemos ya colegiado y desde el día que lo firmamos quedó en vigor.
Fáltanos ahora publicarlo, obtener la aprobación del Gobernador y darlo a conocer a los demás distritos…
Otro proyecto tenemos y es la instalación de una caja de socorros mutuos profesional vasco-navarra, acerca del cual leido y aprobado que fue nuestro Reglamento, quedó autorizado el Subdelegado para ponerse de acuerdo con los demás de estas provincias y ver si aceptan nuestro pensamiento, que de ser así podrá contar con un número respetable de profesionales y con un capital decente. ¿Y contando ya con un periódico local como es el tuyo, porqué no hemos de ocuparlo con preferencias para la propaganda en favor de nuestros intereses materiales?. Debemos dar a conocer los Estatutos por los que nos regimos y en que aparece el tribunal que hemos constituído, pues que al lado de los derechos están los deberes y para velar por el complimiento de éstos se constituye un tribunal o jurado que ha de oir y castigar al profesor que falte y ampare al desvalido…. Tal es en bosquejo el proyecto de nuestra organización….”
Está visto que al distrito de Valmaseda van a corresponderle en esta ocasión las primicias de la iniciativa y el honor de una actividad que debiera tener muchos imitadores. Acepten la expresión de gratitud que por nuestro conducto envía a aquellos compañeros, y en especial al Subdelegado D Eduardo Muñoz y a nuestro amigo Sr. Retuerto, la clase médico-farmaceútica de este país, que espera que alguno de los esfuerzos particulares que se vienen haciendo, tome cuerpo y llegue a convertirse en el anhelado procedimiento de regeneración que ansiosamente busca. Tendremos mucho gusto en conocer y poder publicar los Reglamentos y demás acuerdos adoptados en aquel distrito.”

Parece ser que estas actuaciones llegaron por fin a buen término
unos años más tarde con la 
formación del
Colegio de Farmaceúticos de Vizcaya y el
Colegio Oficial de Médicos de Vizcaya

En la página web oficial “Redacción médica”, bajo el título Los colegios de médicos y farmacéuticos de Vizcaya, premiados por su labor sanitaria”, citan textualmente: “… desde su creación en 1917 (Colegio Oficial de Médicos de Vizcaya) y 1898 (Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya) ambas instituciones han estado muy implicados en la vida sanitaria vizcaína representando a sus colegiados y luchando por mejorar la situación de la sanidad en la provincia para ofrecer a los usuarios de Osakidetza la mejor oferta asistencial y la máxima calidad en sus servicios…”

.

Categorías: Balmaseda, Historia de Balmaseda, Reportajes | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Día del Árbol en Balmaseda, hace 110 años

Jueves, 1 de abril de 1907

En los periódicos “La Voz de Alicante”, “El Pueblo. Diario Republicano de Valencia”, en “El Defensor de Córdoba” y en el “Heraldo Alavés” aparece una información relativa a la villa de Balmaseda datada hace 110 años, referente a la celebración del Día del Árbol en la localidad encartada.  En el artículo se cita que acudieron numerosas personalidades de Bilbao y la provincia de Bizkaia, así como, periodistas locales y corresponsales.  Lo curioso es que para una población de poco más de 3.000 habitantes que tenía la villa en aquel año se produjera un despliegue informativo tan importante como para que lo reprodujeran en Alicante, Valencia, Córdoba y Vitoria, aunque ésta última es más lógico por la cercanía.

Retoño del árbol de Guernica

En aquella ocasión se plantó un retoño del Árbol de Guernica (Gernika)
al finalizar la misa solemne, aunque no citan en qué lugar lo hicieron

La Voz de Alicante

El artículo completo cita textualmente:
Bilbao.- En Valmaseda se celebró el Día del Árbol, asistiendo los representantes en Cortes, el presidente de la Diputación, Gobernador Civil, alcaldes de Bilbao, Sopuerta, Marquina, Durango y Guernica, Diputados provinciales, Ayuntamiento de Valmaseda en Corporación, periodistas locales y corresponsales y numeroso público.
La población aparecía engalanada con arcos de ramaje, colgaduras y banderas. Los invitados fueron recibidos con vivas y música de tamboril.
Después de la misa solemne se plantó un retoño del árbol de Guernica, pronunciando discursos elocuentes el presidente de la Diputación y los alcaldes de Bilbao y Valmaseda.
Enseguida se celebró un banquete en el Consistorio, repitiéndose los brindis entusiastas. Luego plantaron 100 árboles los niños de las escuelas.”

Es una noticia que se queda muy corta por estar, seguramente, copiada de otro medio e insertada como “breves” en el periódico alicantino.

.

El Pueblo. Diario Republicano de Valencia

Otro medio de comunicación que se hizo eco de la noticia fue “El Pueblo. Diario Republicano de Valencia”, que al día siguiente, 2 de abril, publicaba un pequeño artículo titulado:
Fiesta regionalista
“Bilbao.- Se ha celebrado en Valmaseda la Fiesta del Árbol.
Han asistido al acto diputados a Cortes, diputados provinciales, el presidente de la Diputación, el gobernador civil, el alcalde de Bilbao, otros alcaldes de los pueblos, varios periodistas e inmenso gentío.
La población estaba engalanada con arcos, colgaduras y banderas.
Después de una misa, fue plantado un retoño del árbol de Guernica.
Pronunciaron con tal motivo discursos regionalistas expresándose en éstos términos el presidente de la Diputación y los alcaldes de Bilbao y Valmaseda.
También se celebró un banquete en el Consistorio, pronunciándose brindis entusiastas.
Los niños de las escuelas plantaron cien árboles.”

.

.

El Defensor de Córdoba

En este periódico encontramos dos noticias diferenciadas que se han mezclado en otros medios dando lugar a error.  Se tratan del banquete que los arquitectos de Bilbao ofrecieron a su alcalde Gregorio Ibarreche Ugarte, que también era arquitecto y la otra noticia es la que tratamos en este artículo sobre la plantación de un retoño del árbol de Gernika en la plaza de Los Fueros de Valmaseda, como informa el “Heraldo Alavés”.

En estos dos artículos bajo el titular de “Por telégrafo y teléfono (De nuestro servicio especial)”, informan de numerosas noticias breves, entre ellas, las referentes al banquete y el día del árbol.  Dicen así:

Banquete

“El cuerpo de arquitectos de Bilbao, ha obsequiado con un banquete al alcalde, que también es arquitecto.
Se brindó porque el alcalde tuviera suerte en el cargo y por la prosperidad del cuerpo de arquitectos.”

.

Fiesta del Árbol

Bilbao.- En Valmaseda se celebró la fiesta del árbol con asistencia de los alcaldes de los pueblos inmediatos.
Las poblaciones estaban engalanadas con banderas.
Se dieron muchos vivas.
Comenzó el acto con una misa solemne.
El presidente de la Diputación plantó un retoño del ñarbol de Guernica.
Se pronunciaron discursos en honor a la Patria chica por el presidente de la Diputación y los alcaldes.
Después se celebró un banquete en el que se pronunciaron entusiastas brindis.
Los niños de las escuelas plantaron cien arbolitos.”

Este último artículo está firmado por Mencheta.

.

Finalmente, es el “Heraldo Alavés” el que informa con mucho más detale de la jornada
festiva y regionalista celebrada en la villa de Balmaseda en la primavera del año 1907

.

Heraldo Alavés

Buscando ampliar esta noticia con más datos, encontramos que el “Heraldo Alavés” del día 1 de abril de 1907 informa de lo siguiente:
“BILBAO.  Festival.- Noticias de Valmaseda.- Un retoño del árbol de Guernica.- Banquete.- Otras noticias.
En este momento se está celebrando el festival anunciado, en el Centro Vasco (Batzoki).
Asiste mucha gente.
Hay sport vasco (deporte rural) y función teatral.
A las nueve de la mañana ha marchado a Valmaseda la comisión de la Diputación de Vizcaya para asistir al acto solemne de la plantación de un retoño del árbol de Guernica en la plaza de los Fueros.
Según noticias que se reciben de aquella villa, el acto ha revestido gran explendor.
Los músicos ejecutaron el himno santo de Vasconia y se dieron entusiastas vivas.
Después de la plantación se ha celebrado un banquete en las Escuelas.
Reina mucha animación.
A la una de la tarde se ha celebrado en el restaurante “Amparo” el banquete que los arquitectos han organizado en honor del Alcalde señor Ibarreche.”

Aun así, resultaba excesivo el despliegue de personalidades y medios de comunicación para la ocasión, por lo que, investigando en los motivos reales por los que se realizaba este acto protocolario en Balmaseda en esa fecha, resulta que unos pocos días más tarde se convocaron Elecciones Generales.

.

Elecciones Generales

“Las Elecciones generales de España de 1907 fueron convocadas el 21 de abril, tras la crisis del gobierno liberal por la dimisión de Eugenio Montero Ríos debido a los incidentes que se sucedieron tras el asalto a la revista ¡Cu-Cut! en 1905. Los liberales entraron en un periodo de crisis internas entre las distintas familias liberales, que provocaron la caída de Segismundo Moret y la de José López Domínguez (julio-diciembre 1906) y finalmente el gobierno transitorio del liberal Antonio Aguilar da paso a los conservadores dirigidos por Antonio Maura.
Las elecciones se celebraron bajo sufragio universal masculino. Como novedad, estos comicios se celebraron bajo una nueva ley electoral que se había aprobado ese año y que modificaba parcialmente la anteriormente vigente desde 1890. En total fueron elegidos 404 diputados, y el partido más votado fue el Partido Conservador, dirigido por Antonio Maura. El partido liberal quedó muy debilitado, y además se presentó por separado la sección liberal demócrata de José Canalejas.
Fue elegido presidente del Congreso el conservador Eduardo Dato, y presidente del Senado Marcelo Azcárraga.
El jefe de gobierno fue Antonio Maura, quien debido a la Guerra de Marruecos y la durísima represión en lo que se conoce como la Semana Trágica (con la condena a muerte de Francisco Ferrer y Guardia) fue destituido en octubre de 1909. Resultó elegido entonces el liberal Segismundo Moret, pero no contaba con el apoyo de su propio partido y tuvo que dimitir el 9 de febrero de 1910, de manera que se convocaron nuevas elecciones.” (Wikipedia)

Categorías: Aniversario, Érase una vez..., Historia de Balmaseda, Publicaciones antiguas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: